Como lidiar con el “bullying” fotográfico – 5 maneras de que no se aprovechen de ti

0
6 septiembre, 2014 a las 8:00 pm  •  Posteado en Tips y Tutoriales por  •  0 Comentarios

 

En ocasiones nos sentimos amedrentados por personas que pretenden sacar provecho de nuestra profesión.  Como fotógrafo hay que ser de piel gruesa para soportar muchas veces los embistes de la gente, en especial de las que por lo general no conocen nada de fotografía y pretenden que lo saben todo.

Aunque somos de piel blanda podemos desarrollar la habilidad de lidiar con este tipo de individuo y como no queremos en ningún momento crear polémicas ni entrar en discusiones que no llevan a nada te comparto 5 casos de bullying a fotógrafos y que se puede hacer para contrarrestarlos:

1) Portafolio – Oportunistas

Cuantas veces has escuchado esto, “No podemos pagar eso… pero no se vería bien en tu portafolio?”  Este tipo de individuo lo que anda buscando es sacar provecho, en otras palabras anda buscando conseguir el oro sin correr la carrera.  Valiéndose de practicas persuasivas y de crear ese sentido de  “yo soy importante, te haría un favor” pretenden que prácticamente le regales tu trabajo a cambio de que su importancia te ayude a conseguir mas trabajo.

Ahora, pensemos en esto… Si eres un fotógrafo que se esta iniciando en el mercado de fotografías de bodas por ejemplo, no valdría la pena ajustar el precio para lograr ampliar tu portafolio? He repetido muchas veces que no se regala el trabajo, todo lo que hagas y las decisiones que tomes en este negocio tienen que arrojar un resultado sea este en forma de ingresos, especie, publicidad o mercadeo.  Si decides hacer el mismo trabajo por un menor precio debes discutir los términos de que es lo que ofrecen y que te lo den por escrito, de esa forma tienes una garantía de que cumplan su parte del acuerdo.  También debes considerar lo valiente que seria la pareja al contratar un fotógrafo que se esta iniciando…

Si eres un fotógrafo con experiencia entonces ya sabrás lo que tienes que hacer, se cobra por lo que se entrega y si no se ajusta a su presupuesto entonces podremos ajustar el precio pero ofreciendo menos.

2) Editores – Oportunistas

Este tipo de persona es similar al que mencionamos anteriormente y es una práctica que muchas personas de editoriales llevan a cabo para obtener imágenes gratis para sus publicaciones.

Ahora bien, como en el caso anterior puede ser muy bueno que se publiquen algunas de tus fotografías en alguna revista o medio local con buena reputación, esta es una buena ventana para que tu trabajo se conozca. Aunque suena bueno puede ser un arma de doble filo, ya que si un editor consiguió tus fotografías gratis, por que ha de pagarte por fotografías en el futuro? De todas formas no abandones la idea a la primera, puede que te convenga hacer este tipo de trato.

Al igual que en el caso anterior si decides ceder tu trabajo a una revista o publicación pide que te den por escrito lo que te ofrecen a cambio por esa imagen que le estas cediendo.

3) Porque me estas fotografiando?

Esta es la persona que se te acerca cuando estas haciendo fotografías en lugares públicos y te dice porque esta fotografiando a esos niños? o quien es usted y porque me esta fotografiando? que por lo general no utilizan un tono muy amable ya que de alguna forma se sienten amenazados porque creen que los estas fotografiando con fines no muy buenos.

En ese caso no debes responder de la misma manera, tomate tu tiempo para explicarle lo que estas haciendo y para que, enséñale las fotografías que haz hecho para que se sienta tranquilo, dales una tarjeta de presentación y que esta tenga toda tu información de contacto como teléfonos, e-mail, sitio web y dirección de tu estudio.  Cuando reciben una tarjeta de presentación la situación cambia dramáticamente y se relajan.  Una buena practica es consultar si existe en tu país alguna asociación de fotógrafos que te puedan orientar en los derechos de los fotógrafos.

Otro caso es el guardia de seguridad que te dice “no esta permitido fotografiar aquí y debe retirarse”  Al igual que en el caso anterior de ninguna manera inicies una discusión o lo trates de engañar o burlar, explícale que es lo que estas haciendo y si hay algún área en la que si puedas fotografiar, si se trata de la Policía con mas razón no discutas solo pide una explicación…

En todo caso el sentido común es tu mejor aliado, no entres si dice no entres y no cruces si dice propiedad privada!

4) “Mi tío Jorge dice que tus fotos son muy malas y que si le puedes entregar los RAWs”

Muchos  fotógrafos de boda tienen que lidiar con Tíos Jorges – parientes pomposos, generalmente varones, que se presentan el día de la boda con sus propias cámaras y a veces cuestionan tu capacidad.

Por lo general, retrocederán cuando vean su pequeña cámara DSLR de entrada disminuida por tu equipo Profesional con flashes, controles remotos, difusores y un asistente!

A menudo todo lo están tomando en modo automático,  así que podrás distraerlos con un poco de ciencia, técnica y arte.  A veces, los especímenes más molestos te pueden pedir los archivos RAW de la boda para ver si pueden hacer un mejor trabajo. La respuesta debe ser siempre un rotundo “no.”

Explícale amablemente a la novia que ella contrató tus servicios, no al tío Jorge, y que las tomas hechas en el día de la boda son sólo una parte del proceso – cómo editar los raws es parte clave de tu oferta, y es poco probable que el tío Jorge pueda hacer que se vean tan bien como los tuyos.

Nunca es digno de entrar en una discusión con el propio Tío Jorge, así que permanece digna y retirada-mente de la situación.

5) Comentarios negativos por parte de otros fotógrafos

Los tíos Jorge son una cosa, pero la crítica puede hacer daño cuando se trata de un colega, en otras palabras, otro profesional o fotógrafo respetas.

Trata de no tomarlo como algo personal, y ve si se puedes aprender algo de sus comentarios. Sin embargo, puede que tengas que tomarlo con una pizca de sal.

La fotografía es un negocio muy competitivo, y esto puede ser simplemente un rival tratando de hacer daño o minar tu confianza.

Si el cliente está satisfecho con tus fotografías, a quién le importa lo que algunos colegas “profesionales” descontentos piensen de todos modos?